Buscar

La Capilla Gótica una joya arquitectónica en la CDMX, que hará de tu visita una experiencia única.


Sabías que en América sólo existen dos construcciones medievales, y una está en la CDMX, la Capilla Gótica del Instituto Cultural Helénico..


Pero hablemos un poco del arte o arquitectura gótica, este es un estilo artístico que prosperó en Europa desde mediados del siglo XII y hasta las últimas décadas del siglo XVI, cubriendo gran parte de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna.

Las principales características de la arquitectura gótica son la introducción del arco ojivado, que logró repartir mejor el peso de los techos y a la vez generar una fuerte sensación de altura, y el arco botante, que genera sensación de volumen. La construcción a mayor altura posibilitó la construcción de amplios ventanales, con enormes vitrales.

El conjunto de los atributos señalados no sólo generó un efecto estético, sino que también logró crear una atmósfera en la que resaltaba la grandeza de Dios, ya que el estilo gótico le dio gran importancia a lo religioso.

La catedral es la obra arquitectónica del gótico por excelencia; algunos ejemplos: la catedral de León, de Burgos, de Toledo, de Gerona, de Barcelona y de Sevilla. La de Colonia, Estrasburgo y Ulm, en Alemania, Gloucester, Salisbury y Lincoln, en Inglaterra; la de Chartres y Reims (Francia) y la de Saint Stephen, en Viena. La escuela italiana ha dejado como legado la catedral de Santa María de las Flores, en Florencia, y la imponente catedral de Milán.

Y en México, la extraordinaria Capilla Gótica. Esta extraordinaria joya arquitectónica está compuesto por tres partes de distintos siglos: un claustro románico del siglo XII y una capilla gótica del siglo XIV labrados en Ávila, España, y un marco de puerta barroco del siglo XVII proveniente de Guanajuato.

Según la historia, entre 1925 y 1926, un coleccionista millonario de nacionalidad estadounidense, llamado William Randolp Hearst, en uno de sus viajes en busca de colecciones, encontró la capilla y el claustro en ruinas, en la Provincia de Ávila, en España.

Quedó fascinado con lo que veía, por lo que pidió que tanto la capilla como el claustro fueran desmontados, numeró cada una de las partes y las trasladó por barco a Nueva York. Sin embargo, por una epidemia que en ese entonces azotaba en el país ibérico, todo lo que llegó en ese barco fue puesto en cuarentena. Por dificultades económicas, Randolp nunca volvió a recuperar las piezas, estas estuvieron en una bodega por dos décadas. Al morir, sus herederos las pusieron a la venta.

En 1953, Nicolás González Jáuregui, empresario y coleccionista queretano, compró las piezas y las transportó a la CDMX. Para su reconstrucción, contrató al arquitecto Luis Ortiz Macedo, quién puso las piezas de pie dentro de la casa del empresario, ubicada en San Ángel. A pesar de que faltaban piezas o algunas estaban dañadas, Luis Ortiz tuvo la visión de reestructurarlas con otras piedras, logrando una uniformidad en el complejo. Jáuregui, además, agregó elementos como vitrales provenientes de Francia y España, estatuas de piedra, también de Francia, gobelinos flamencos y obras de Murillo y Giovanni Bellini.

En 1975, el edificio pasó a manos del gobierno de la Ciudad de México y en 1979, el gobierno federal donó el complejo al Instituto Cultural Helénico.

Actualmente el Centro Cultural tiene un sinfín de actividades culturales y artísticas, talleres, teatro, conciertos, festivales, conferencias, actividades para niños, entre otras, además de conocer la Capilla y el Claustro.

Aquí te dejo recomendaciones, el ballet de Romeo y Julieta, bajo la dirección de Rodrigo González, del 5 al 28 de julio 2019, todos los viernes, sábados y domingos. Para el resto de sus actividades, consulta su cartelera.

https://www.helenico.gob.mx/



CONTACTO

Thiers 83, Anzures, 11590

CDMX, Mexico.

​​

Tel: 555203-6946

info@asociaciondehoteles.com.mx

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco